El marco sobre la criticidad de los programas establece una política común del sistema de las Naciones Unidas para la adopción de decisiones que establece una serie de principios rectores y un enfoque sistemático estructurado para la utilización de la criticidad de los programas en el proceso de gestión de los riesgos de seguridad (SRM) a fin de garantizar el equilibrio entre las actividades del personal de las Naciones Unidas y los riesgos de seguridad a los que se exponen en la realización de las mismas.